Comprometidos con el medio ambiente
11 junio, 2014
Cinco pistas para sacarle partido al trastero de tu casa
1 julio, 2014

Consejos a la hora de elegir mi vivienda


Comprar una vivienda
es una de las decisiones más importantes de nuestra vida y, por esa razón, debemos meditar bien y con suficiente tiempo nuestra elección.

Lo primero es plantearse algunas preguntas y buscar las respuestas adecuadas a nuestra situación personal. Te ofrecemos algunos consejos prácticos a la hora de elegir vivienda.

Es conveniente que hagas una lista con tus expectativas, prioridades y también tus posibilidades para evitar futuras decepciones.



¿Dónde quiero vivir?

Es una pregunta interesante a plantearse que, con seguridad dependerá de tu situación laboral o familiar. 

Algunos factores importantes a considerar serán la proximidad al trabajo, la existencia de escuelas o guarderías cercanas, parques, transporte público, centros comerciales próximos y, desde luego, si el entorno es de tu agrado: quizá buscas tranquilidad o quizá te gustaría vivir en un barrio con un cierto ajetreo.

Mi presupuesto

Es la clave de todo. Es necesario echar cuentas y establecer un presupuesto tope para nuestra futura vivienda que, según los expertos, no debería superar el 40% de nuestros ingresos. No olvides incluir los gastos derivados de la compraventa y de la hipoteca.

El tipo de vivienda

Deberemos tener en cuenta el tamaño y las características de la vivienda: número de habitaciones, baños, si tiene o no garaje y trastero u otras comodidades...

Y desde luego, elegir entre:

-Vivienda libre

Es la que ofrece un promotor privado, una comunidad de propietarios o una cooperativa.

-Vivienda protegida

Puedes encontrar promociones de este tipo de viviendas por parte de la Administración Pública o por parte de Promotoras particulares. En este caso, el precio de la vivienda protegida está regulado por el Consejo de Ministros.

Está sometida a determinadas condiciones tanto en lo que se refiere a la propia vivienda como en los requisitos que debe cumplir el comprador y de los que hablaremos en otra ocasión. 

¿Dónde buscar? 

Hoy en día las nuevas tecnologías nos ofrecen infinitas posibilidades para encontrar la vivienda de nuestros sueños. Internet es un gran mercado en el que buscar. 

Por ejemplo, puedes hacerlo en las páginas web de las inmobiliarias o constructoras que te ofrecerán todos los detalles de cada promoción segmentando por lugar, tipo de vivienda, precios…

Y una vez que lo tengas claro, dirigirte a la oficina de ventas que tienen algunas promotora o a la propia caseta a pie de obra donde podrán dar respuesta a todas tus preguntas. 

Otra opción es seguir los consejos o recomendaciones de familiares o conocidos o bien contar con la ayuda de profesionales que nos ayuden a encontrar nuestra vivienda. En este último caso recuerda que los únicos habilitados legalmente para esta tarea son los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (A.P.I.).

 


Comprar una vivienda
es una de las decisiones más importantes de nuestra vida y, por esa razón, debemos meditar bien y con suficiente tiempo nuestra elección.

Lo primero es plantearse algunas preguntas y buscar las respuestas adecuadas a nuestra situación personal. Te ofrecemos algunos consejos prácticos a la hora de elegir vivienda.

Es conveniente que hagas una lista con tus expectativas, prioridades y también tus posibilidades para evitar futuras decepciones.



¿Dónde quiero vivir?

Es una pregunta interesante a plantearse que, con seguridad dependerá de tu situación laboral o familiar. 

Algunos factores importantes a considerar serán la proximidad al trabajo, la existencia de escuelas o guarderías cercanas, parques, transporte público, centros comerciales próximos y, desde luego, si el entorno es de tu agrado: quizá buscas tranquilidad o quizá te gustaría vivir en un barrio con un cierto ajetreo.

Mi presupuesto

Es la clave de todo. Es necesario echar cuentas y establecer un presupuesto tope para nuestra futura vivienda que, según los expertos, no debería superar el 40% de nuestros ingresos. No olvides incluir los gastos derivados de la compraventa y de la hipoteca.

El tipo de vivienda

Deberemos tener en cuenta el tamaño y las características de la vivienda: número de habitaciones, baños, si tiene o no garaje y trastero u otras comodidades…

Y desde luego, elegir entre:

Vivienda libre

Es la que ofrece un promotor privado, una comunidad de propietarios o una cooperativa.

Vivienda protegida

Puedes encontrar promociones de este tipo de viviendas por parte de la Administración Pública o por parte de Promotoras particulares. En este caso, el precio de la vivienda protegida está regulado por el Consejo de Ministros.

Está sometida a determinadas condiciones tanto en lo que se refiere a la propia vivienda como en los requisitos que debe cumplir el comprador y de los que hablaremos en otra ocasión. 

¿Dónde buscar? 

Hoy en día las nuevas tecnologías nos ofrecen infinitas posibilidades para encontrar la vivienda de nuestros sueños. Internet es un gran mercado en el que buscar. 

Por ejemplo, puedes hacerlo en las páginas web de las inmobiliarias o constructoras que te ofrecerán todos los detalles de cada promoción segmentando por lugar, tipo de vivienda, precios…

Y una vez que lo tengas claro, dirigirte a la oficina de ventas que tienen algunas promotora o a la propia caseta a pie de obra donde podrán dar respuesta a todas tus preguntas. 

Otra opción es seguir los consejos o recomendaciones de familiares o conocidos o bien contar con la ayuda de profesionales que nos ayuden a encontrar nuestra vivienda. En este último caso recuerda que los únicos habilitados legalmente para esta tarea son los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (A.P.I.).